Nuestras reivindicaciones

Como constatan los datos sobre la situación de las familias monomarentales, podemos afirmar que requieren con apremio de determinados servicios y apoyos.

Desde la Federación de Asociaciones de Madres solteras proponemos las siguientes reivindicaciones en las diferentes áreas de trabajo prioritario:

Vivienda

Favorecer el acceso a la vivienda y promover viviendas públicas en las que tengan prioridad de acceso las familias monomarentales.

Educación

Visibilizamos la necesidad de que existan más plazas en educación infantil (de 0 a 3 años) y que se priorice el acceso a éstas, a los/as hijos/as de madres solteras.

Empleo

Instamos a desarrollar más medidas que garanticen el acceso al mercado laboral y a la promoción económica y social, siempre teniendo en cuenta la especificidad propia de las Familias Monomarentales.

Conciliación de la vida laboral, familiar y personal

Ponemos el foco en visibilizar que la conciliación es un pilar fundamental para nuestras familias. Por ello promovemos, la creación de medidas que la fomenten y favorezcan así el acceso al mercado laboral de las madres con responsabilidades familiares no compartidas

Políticas fiscales

La fiscalidad no es neutral: recoge y refleja el concepto de sociedad que está basada sobre los parámetros de la familia tradicional, por lo que es preciso que se adopten medidas que garanticen una fiscalidad que responda a la diversidad familiar actual

Sanidad

Promoviendo la mejora de la atención sanitaria y desarrollo de programas específicos que favorezcan la salud física y mental de las mujeres y de los/as menores.

Ley de Familias Monoparentales

FAMS, sus entidades miembro y quienes forman la REEFM, luchamos por la creación de una ley de familias monoparentales, que otorgue reconocimiento, seguridad  y además articule políticas públicas, que ofrezcan cobertura social a las familias.

Servicios sociales

Desarrollo y consolidación de las redes de servicios sociales para todas las familias, al objeto de garantizar el acceso a los mismos en igualdad de condiciones, garantizando por tanto las prestaciones básicas universales e individuales.